Las entitats y los profesionales de la Federació ALLEM denuncian la vulneración de los Derechos de las personas con discapacidad en la reunión con el Sr. Joan Santacana.

17 / 10 / 2016 

El pasado viernes día 7 de octubre la Federació ALLEM y sus asociados se reunieron con el Director de los Servicios Territoriales de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Sr. Joan Santacana y Vélez, y su equipo.
Le pidieron que defienda las personas con discapacidad intelectual de las Comarcas de Lleida, reclamando a la Generalitat que actúe para lograr lo siguiente:
  • La creación de plazas nuevas para los servicios de atención diurna y vivienda para las personas con discapacidad que tienen derecho, levantando la limitación vigente desde el año 2011.
  • La recuperación de las subvenciones que hacen posible el acceso al trabajo para las personas con discapacidad intelectual, a los Centros Especiales de Empleo, suprimiendo la desigualdad generada por negación de estas subvenciones a los trabajadores que hubieran podido contratar después de la año 2011.

Desde el año 2011, cuando se aplicaron los "recortes" en nuestro sector, las personas con discapacidad intelectual no pueden acceder a un servicio de atención diurna o en un servicio de vivienda concertados. La Generalitat de Catalunya no concierta plazas nuevas para las personas que legalmente tienen derecho. La explicación que da la Generalitat, desde 2011 y hasta la fecha, es que no hay suficiente dinero público para hacer frente al pago de plazas nuevas.
En 2015 se implantó un sistema de copago para las personas que ya tenían una plaza, de manera que los usuarios pagan una parte del coste de su plaza. Aún así, sigue cerrada la posibilidad de concertación de plazas nuevas. Sólo los jóvenes con discapacidad intelectual, procedente de la etapa escolar, o los casos de extrema urgencia, pueden acceder a una plaza nueva concertada.
Igualmente desde el año 2011, y hasta hoy, las personas con discapacidad intelectual no pueden acceder a un puesto de trabajo en un Centro Especial de Empleo, en las mismas condiciones de los que ya trabajaban antes.
En 2011 desaparecieron las subvenciones para la creación de un puesto de trabajo en los Centros Especiales de Empleo. También se limitaron a los trabajadores contratados en 2011 las subvenciones para las unidades de apoyo a la autonomía personal para las personas con especiales dificultades para la inserción laboral, y para el salario mínimo interprofesional para los trabajadores con discapacidad. Desde entonces y hasta hoy, hay personas con discapacidad intelectual que trabajan en los Centros Especiales de Empleo y disfrutan de estas ayudas y otras personas que no pueden acceder a un puesto de trabajo para que los Centros Especiales de Empleo no se lo pueden ofrecer si no cuentan con las ayudas citadas.
Seguir soportando esta situación, que ya hace cinco años que dura, está afectando gravemente a las personas con discapacidad intelectual y sus familias. Es una vulneración de Derechos que no se puede justificar más tiempo por falta de dinero público.
Estamos hablando de personas que sufren situaciones como estas:

    • Cuando faltan los padres o se hacen mayores hay personas con discapacidad intelectual que no pueden acceder a un servicio de atención diurna o vivienda.

      • Cuando las personas con discapacidad se hacen mayores o pierden autonomía, no pueden acceder a los servicios de apoyo para personas con discapacidad más gravemente afectadas o envejecidas.
      • Cuando una persona con discapacidad intelectual trabaja, y va perdiendo facultades al hacerse mayor, no puede jubilarse con condiciones adecuadas a su discapacidad, y tampoco puede acceder a un servicio de soporte de atención diurna o vivienda.
      • Cuando los jóvenes con discapacidad intelectual, que podrían trabajar, terminan la etapa educativa, no pueden acceder a un puesto de trabajo porque han desaparecido los contratos específicos para su formación y acceso al trabajo, y como ya se ha dicho también han desaparecido las subvenciones que hacían posible la creación de puestos de trabajo para personas con discapacidad intelectual en un Centro Especial de trabajo.
      • Cuando una persona con discapacidad intelectual puede acceder a una plaza, con carácter de urgencia, debe decidir si acepta o pierde la plaza, pero no siempre puede estar cerca de su domicilio, y en un servicio que se ajuste bien a sus necesidades, dándose situaciones complejas de gestionar, que hacen sufrir a las personas, las familias y los profesionales que les prestan apoyo.

        Los años van pasando y estas situaciones se agravan y aumentan en número.
        Asimismo, las personas con discapacidad, las familias y los profesionales del sector, continúan trabajando, con rigor profesional y esfuerzo personal, por el respeto efectivo de la Convención de Derechos Humanos de las personas con discapacidad, en un proceso imparable de empoderamiento de la persona ; para que cada persona con discapacidad intelectual viva el más acorde posible con su proyecto de vida personal, ejercitando sus capacidades, desarrollando sus talentos, con los apoyos que necesite, cuando los necesite, sin sufrir discriminación, marginación o aislamiento ; en las mismas condiciones que cualquier otra persona, con o sin discapacidad, reconociendo que en todo momento de la vida, todos nos podemos encontrar en una situación u otra de vulnerabilidad. Este trabajo choca frontalmente con la rigidez del modelo de servicios sociales actual y con la falta de recursos económicos esgrimida desde la Generalitat de Catalunya.
        En la reunión con el Director de los Servicios Territoriales, las entidades y los profesionales de la Federación ALLEM, van comunicarle que la situación descrita vulnera los Derechos de las personas con discapacidad y no se puede sostener más en el tiempo, y le reiteraron su compromiso para colaborar con la Generalidad de Cataluña en solucionar las cuestiones planteadas.

        Ver todas las noticias
        personas con discapacidad